¿Realmente necesitas tener un sitio web?

Podrías pensar que si ya tienes una cuenta en redes sociales como en  instagram o en facebook  es suficiente para promocionar tus productos o servicios. Estas plataformas te permiten mostrar tus productos de manera sencilla, crear una comunidad de seguidores y lo mejor es que puedes acceder a ellas completamente gratis. Si esto es así ¿por qué habría de invertir tiempo y dinero en un sitio web?


Tu sede en el mundo virtual:

  Justamente una de las razones por las que debes pensar en tener una página web es porque al no ser un recurso gratis,  genera una imagen de solidez y estabilidad para tu marca. Ello es  equivalente a la confianza que genera en los clientes o proveedores  saber que disponemos de una oficina o taller en el mundo real.

  Y es que de lo que se trata es de trabajar no solo para vender un producto o servicio sino  comenzar a construir identidad de marca alrededor de tu emprendimiento para llevarlo al siguiente nivel.

Oportunidad para definir tu identidad:

  En este sentido, el proceso de diseño de tu sitio web es una excelente oportunidad para reflexionar en torno a aspectos fundamentales de tu negocio, cómo identificar quien es tu cliente, cuales son sus necesidades y  de qué manera tu producto da respuesta a ellas. Es el momento para exponer los objetivos y propósitos de tu marca, definir cuál debe ser el tono de nuestra comunicación con los contactos y en general atender lo que será la identidad corporativa de nuestro negocio.

  Un buen diseño web parte de un lienzo en blanco en el que tienes libertad creativa para definir colores, texturas, tipografías, mostrar tu logo y en general los elementos más importantes de tu identidad de marca, sin las restricciones que imponen las redes sociales en sus diseños.

Tus productos en detalle:

  Tu sitio web te permite establecer una comunicación con tus audiencias a un nivel más profundo y en detalle con relación a tus productos o servicios. Puedes mostrar tus productos con todas sus características, especificaciones técnicas, con múltiples imágenes, vídeos, manuales de uso, puedes responder preguntas frecuentes, etc… que se muestran a tu cliente según lo que tu y el  equipo  de diseño consideran conveniente para la marca.

Más cerca de tus clientes:

  Tu página web es un excelente recurso para captar nuevos clientes y fidelizar los existentes.  Mediante el uso de formularios y las estrategias adecuadas, puedes construir bases de datos que te permiten estar en contacto directo con tus clientes y crear promociones especiales para ellos.

Ventas las 24 horas, todos los días:

  A través de tu página web y con una tienda en línea puedes gestionar efectivamente la venta de tus productos o servicios de manera global las 24 horas del día, los 365 días del año, lo cual significa la oportunidad de lograr un importante aumento en tus ingresos.

  Si bien las redes sociales tienen un enfoque táctico para crear comunidad en torno a tus productos, tu sitio web es más estratégico, más enfocado a la consolidación de los valores de tu marca, a comunicar tu propósito, pero muy especialmente a la automatización de los procesos de venta y es indiscutiblemente el  primer paso para la  transformación digital de tu negocio.